© Antonio Morales 2008.
Todas las imágenes que aparecen en esta página son propiedad exclusiva de Antonio J. Morales Villegas. Están protegidas por la legislación española sobre los derechos de la propiedad intelectual y no pueden ser descargadas, ni reproducidas, bajo ninguna forma sin el consentimiento escrito del autor. (Art.17 secc 2ª.Ley de la Propiedad intelectual.)

8 de febrero de 2013

A PROPÓSITO DEL DESNUDO, ARTE Y FOTOGRAFÍA


"El cuerpo humano presenta su máxima belleza cuando se expone al natural."

La fotografía de desnudo artistico es una disciplina compleja, sobre todo debido a conceptos históricos y culturales, relativos y sometidos a la paradojas, que intenta mostrar con la maxima sensibilidad y respeto a el/la modelo la belleza que todos y cada uno tenemos en nuestro cuerpo. Esto creo que debe ser un punto de partida irrenunciable para todo aquel que se acerca a esta disciplina.

La cámara fotográfica es un artilugio que se mueve en una doble dimensión. Primero, entre la técnica más compleja, extraordinaria y casi en su totalidad inaccesible; y por otro lado, en una faceta más inquietante aun, a la foto se le atribuyen cualidades aprehensivas; así casi todas las imagenes son “… imágenes mutables , en las cuales ocurre un cambio. La indiscernibilidad de real y imaginario, o del presente y del pasado, del actual y de lo virtual, no se produce de ninguna manera en la cabeza o en el espíritu, sino es el carácter objetivo de ciertas imágenes existentes, dobles por naturaleza.”
(DELEUZE.1985.Pág.94).

Este juego donde nuestra mente se convierte en un desconcertante campo de batalla, donde lo claro y evidente dista de serlo, para dar paso a una abstracción de formas, luz y color, es la base desde donde yo parto a la hora de afrontar una sesión de fotografía de desnudo.
Para el desarrolo de la misma suelo documentarme, sobre todo en esquemas de iluminación que puedan ayudarme a la plasmación de mi idea.

Una vez dentro de la sesión es fundamental crear el ambiente necesario para conseguir una complicidad entre la modelo y el fotografo que rompa el pudor de las primeras fotografías.

¿Como empezar en desnudos?, sería la pregunta recurrente que se nos viene a primera vista, equipo, conocimientos previos (iluminación, retrato...), primeros pautas....Aunque yo me preguntaría que quiero contar, y no al espectador, sino que quiero contarme a mi mismo, cual es mi idea a desarrollar, porque indudablemente no quiero hacer doscientas fotos, como pudiera pensarse, busco una sola imagen que cumpla ese objetivo.

Fotografiar es definirse a uno mismo a través de las imágenes que hacemos, buscarnos, y encontrar esas respuestas a través de las imágenes. Realizar una fotografía de desnudo es algo más que colocar un cuerpo delante de una cámara. Es dotar de contenido al cuerpo.

Y aqui es donde realmente comienza la verdadera barrera a la hora de afrontar la fotografía de desnudo.

Desnudo artístico y fotografía.

Podríamos definir la fotografía de desnudo artístico como aquella que expresa solamente formas puras del cuerpo a través de la utilización de efectos de luces y sombras, descartando todo lo que sea embellecimiento artificial, si utilizáramos toda una ambientación o una locación especifica caeríamos en otro genero fotográfico que viene siendo lo que se conoce también como fotografía de "glamour", y sus diferentes variables.

Una de las mayores dificultades con la que nos encontramos es nuestra herramienta de trabajo, la cámara, el objetivo "ve" con objetividad registrando todo lo que tiene delante sin discriminación alguna, es capaz de destacar el mas mínimo detalle que posea el modelo, con un realismo tan aplastante que si no tenemos un criterio, lo que algunos llaman erróneamente "buen gusto", para "corregirlo", a tiempo, echará a perder nuestra fotografía. De tal manera que nos encontraríamos ante una reproducción académica del cuerpo humano, sin más.

En nuestro caso las motivaciones pueden encaminarse por la búsqueda y exaltación de la belleza, la realización de estudios de anatomía sobre el cuerpo humano al estilo academicista, la recreación de escenas mitológicas, la transmisión de sentimientos acentuados... ahí tenemos un punto de partida, siempre sugiero mantener unas pautas redundates en el planteamiento de nuestro lenguaje, no solo dentro de una sesión sino en la continuación de varias de ellas.
La búsqueda de un nuevo desafío, de temas que pueden resultar más impactantes, de combinaciones que puedan llevarnos a algún descubrimiento que permita orientarnos a crear un porfolio con mayor originalidad...

La sesión

Preparar la sesión supone:
- Determinar el/la modelo, segun sus características morfológicas.
- Determinar la idea general, el mensaje y la estética.
- Preparar los escenarios y fondos en los que trabajar.
- Organizar el atrezzo necesario.
- Tipo de maquillaje, peluquería a realizar.
- Pensar en el tipo de luz y atmósfera que vamos a crear.

Las sesiones en exteriores suelen ser un ejercicio excelente, y liberador de las ataduras del estudio.

Los modelos

No resulta sencillo encontrar modelos dispuestos a posar desnudos, portales web, agencias,... es indispensable firmar un contrato de derechos de imagen en cada sesión, donde se establescan claramente los limites de la misma.
Es posible acordar con todo el equipo el beneficio mutuo y que nadie perciba dinero a cambio de los servicios, o por el contrario establecer una remuneración que nos permita sobretodo una mayor difusión de la obra.

El trato a los modelos debe ser exquisito, pues van a tener que confiar en nosotros para realizar una sesión óptima.

Fotografía de denudo y creatividad

El desnudo en mi obra es una conexión entre la visión de la realidad, reconstruida a mi medida, y la observación del mundo en general a través de la desintegración del cuerpo. La desnudez del cuerpo son señales de la búsqueda de una identidad. Busqueda dirigida a revertir los códigos de la mirada, rechazando la representación, interpretación y fetichismo del cuerpo femenino, pero partiendo de estos mismos códigos y pautas de representación, la fotografía es un lenguaje.
Los fotógrafos como autores emplazamos el mundo de lo visual sobre la dependencia de lo real.
En semiótica todo el problema parte de la cuestión de la semejanza que produce la interacción entre un signo, un significado y un objeto. Lo importante es no olvidar, que toda teoría de la imagen presupone una teoría del significado y que debe estudiar los sistemas culturales y sus formas de representación. La imagen se manifiesta como un discurso textual en el contexto de la comunicación. Y es el contexto individual donde mi obra fotografica se convierte en texto visual, pero interfiriendo en el discurso que nace del eje autor- espectador- lenguaje.

La fotografía crea su propia historia y se convirte en un lugar para contar historias.

No hay comentarios: